Efecto 'Piel de naranja' cuando pintamos con pistolas de pulverización

¿Qué causa la piel de naranja?

Efecto Piel de naranja




Los carroceros profesionales odian los acabados imperfectos. Un error que suelen cometer los principiantes consiste en la piel de naranja, que se basa en un pintado irregular cuyo resultado es similar a la piel de esta fruta. Esta irregularidad se puede corregir lijando en húmedo la capa transparente y de pintura. Este artículo le explicaremos como corregir la piel de naranja.

¿Qué es exactamente la piel de naranja?

En pocas palabras, la piel de naranja es una imperfección texturizada en un trabajo de pintura. Puede verse a simple vista porque la pintura es ondulada en cierto sentido y refleja la luz en diferentes ángulos alrededor de las imperfecciones. La superficie aparecerá irregular y no se reflejará perfectamente. Muchas veces encontrará piel de naranja en paneles que han sido repintados. En algunos casos también puede venir directamente del fabricante.

¿Qué causa la piel de naranja?

La piel de naranja generalmente es causada por una técnica de pintura inadecuada, a menudo por el fabricante del automóvil o un taller de carrocería. Puede deberse a la evaporación prematura del disolvente, la configuración incorrecta de la pistolas de pulverización (es decir, baja presión de aire o boquilla incorrecta), la pulverización en un ángulo diferente al perpendicular o la aplicación de pintura excesiva. El 90% de las veces, es debido a un error humano. Eso explica por qué a menudo vemos el efecto de piel de naranja en los automóviles de alta gama pintados a mano (Ferrari, Bentley, etc.).

¿Cómo reparar la piel de naranja?

Es necesario lijar en húmedo si la piel de naranja es lo suficientemente mala. Es recomendable comenzar con un lijado medio para ver si puede abordar el problema sin ser demasiado abrasivo al principio. Si eso no funciona, deberías ser cada vez más agresivo según sea necesario.

El lijado en húmedo, por supuesto, es el enfoque de inmersión que se usa más comúnmente. Consiste en humedecer tanto la superficie como la lija, y rebajar la capa transparente hasta que la superficie esté lisa. A continuación, se procede a pulir para suavizar aún más los arañazos que ha creado con la lija. Debido a que la corrección es un proceso abrasivo en el que está eliminando micras de capa transparente, de ninguna manera esto restaura el acabado a la calidad o grosor de fábrica.

Si desea que la piel de naranja desaparezca para siempre y su acabado se restaure a la condición de fábrica (con una capa transparente completa), el área tendrá que volver a pintarse. Para conseguir un resultado óptimo debe tener en cuenta el nivel de evaporación del disolvente, la presión y tamaño de boquilla de la pistola de pulverización, aplicar la pintura formando un ángulo perpendicular a la pieza y no pulverizar una cantidad excesiva de pintura.